Gestionarán mejor los riesgos y el “exposure” de las posiciones abiertas.

Serán capaces de realizar un presupuesto y justificar las desviaciones.

Responderán adecuadamente a las demandas del departamento financiero, producción o calidad.

Los resultados económicos de sus empresas serán mejores.